•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por suerte o por desgracia no tengo demasiadas ganas de revisar distribuciones últimamente. No me llama ninguna en la actualidad, tras haber aterrizado y permanecido durante meses en la agradable isla de la tranquilidad informática, la que me procuran mis dos sistemas GNU/Linux, Chakra y Ubuntu por orden de utilización y preferencia. El sistema de Microsoft sigue relegado a mera utilidad de supervivencia para contadas pero muy necesarias ocasiones, como lo fuera el mes pasado la correcta cumplimentación del borrador de la declaración de impuestos, la de verdad, la que hacemos la gente honrada. Aunque algunos me habéis comentado que no tenéis problemas para hacerla desde GNU/Linux, no sé por qué razón, pero no es mi caso. Total, que en ésas estábamos, cuando me dije: “vamos a comparar otras cosas, que las revisiones de distros ya están muy vistas”.

Y no es que las de navegadores lo estén menos, en realidad. He leído muchas comparativas de este estilo, la más reciente e interesante, aunque referida únicamente a Windows, en la web Digital y Más, pero hace tiempo que deseaba comprobar el rendimiento de los navegadores en mi propio equipo. De paso, ¿por qué no salpimentar la competición incluyendo resultados en todos mis sistemas operativos? Añádanle al cóctel una cantidad de tiempo libre superior a la habitual por mor y (des)gracia de una rotura fibrilar en mi gemelo… Lo que viene siendo estar llegando a edades en que el fútbol se torna peligroso para la integridad física, sobre todo cuando ésta es paupérrima como en mi caso. A este respecto, un consejo: si alguna vez notáis como una piedra os golpea el músculo, no malgastéis vuestro tiempo en busca de la susodicha. Probablemente, no está ahí. Ponéos hielo y a la consulta del Traumatólogo más cercano.

Fin de la batallita personal.  Comienzo de la comparativa de navegadores:

Navegadores analizados

Mozilla Firefox 38
Mi navegador preferido, aunque hace tiempo que reconozco que no es el más rápido. No obstante, la existencia de “intangibles” y la comodidad de estar habituado a su uso hacen que no lo cambie por ningún otro. Por no hablar de las opciones de privacidad que ofrece, al menos por el momento.

Para instalarlo en Chakra es preciso tener habilitado el repositorio [extra] en el archivo /etc/pacman.conf. En el foro de la distribución indican cómo: habilitar el repositorio extra. Luego, basta un:

ccr -S firefox-kde firefox-i18n-es-es oxygen-gtk2 oxygen-gtk3

Los dos últimos paquetes impiden que veamos el navegador como si estuviéramos en la época de Windows 95.

En Ubuntu no es preciso instalarlo ya que es el navegador de cabecera de la distro de Canonical. En cuanto a Windows, se puede obtener aquí.

Google Chrome 43
El navegador estrella del gigante de Mountain View es el que empleo en el móvil, donde Firefox nunca me ha funcionado bien. Cosas de Android, supongo. Se integra muy bien, como no podría ser de otra manera, con todos los servicios de Google y es bastante rápido, al menos en mi experiencia personal.

En Chakra podemos optar por su versión libre, Chromium, que está en los repositorios:

sudo pacman -S chromium

O bien por el auténtico Chrome, que lo tenemos en CCR:

ccr -S google-chrome

Habiendo probado ambas opciones, los resultados en cuanto a rendimiento son ligeramente superiores en el Google Chrome “propietario”, por lo que es éste el empleado en la comparativa.

Si se desea instalar en Ubuntu o Windows, el enlace es el mismo: éste. En el caso de Ubuntu, el instalador se encarga de añadir el correspondiente PPA que nos permitirá mantener el navegador al día.

Opera 29
Este navegador, de origen noruego, me trae recuerdos de otra época en la que era mi favorito. Solía usarlo en mi Windows 98 SE, con el que me introduje de lleno en la era de la Informática moderna. Luego llegó GNU/Linux y mis preferencias cambiaron. En la actualidad, Opera ha dado un salto de calidad más que notable a mi entender, convirtiéndose, como veremos en las pruebas, en una alternativa sólida a tener muy en cuenta.

Para instalarlo en Chakra hay que habilitar [extra], como se indica en el apartado referido a Firefox. Tras esto, basta un:

sudo pacman -S opera

En Ubuntu y Windows, lo tenemos aquí.

Rekonq 2.4.2
El navegador por defecto de Chakra, únicamente lo empleo cuando quiero consultar algo rápidamente, sin esperar a que se abra Firefox. Como es lógico y natural, al estar escrito en Qt, su respuesta en Chakra es instantánea, mientras Firefox se toma algunos segundos. En términos generales es un navegador muy ligero y que se comporta con fluidez. Su talón de Aquiles continúa siendo el mismo de siempre: su escasa compatibilidad con determinadas páginas y estándares de la web hace que, en ocasiones, los textos luzcan distintos (peor) o no se cargue algún complemento. De hecho, Peacekeeper, que es uno de los tests a los que sometí a los navegadores, no fue capaz de concluir y agotó la memoria del sistema.

En Chakra, como comentaba, viene de serie. En Ubuntu se puede instalar desde la tienda de aplicaciones, aunque advierto que arrastra varias dependencias de librerías Qt. En Windows, aunque parece que existió en un principio voluntad de crear una versión, no es posible instalarlo.

Qupzilla 1.8.6
La otrora apuesta inicial de Chakra, si mal no recuerdo sigue siendo el navegador de elección en KaOS. De factoría española, lo utilicé durante mis comienzos con la distribución de mis amores, pero adolecía entonces, y lo sigue haciendo ahora, de lo mismo que Rekonq.

Si lo queremos instalar en Chakra, hacemos:

sudo pacman -S qupzilla

Para Ubuntu, Windows y otros sistemas, desde la web del proyecto.

Maxthon 1.0.5.3
El único programa de la comparativa que no he usado habitualmente. Me parece una especie de Chrome mejorado, que aporta algunas cosas interesantes pero nada especialmente relevante para mi forma de usar este tipo de aplicaciones. Su inclusión obedece a que arrastra una cierta fama de navegador rápido y de buen desempeño.

La instalación de Maxthon en Chakra es tan simple como todas:

ccr -S maxthon-browser

Y en el caso de Ubuntu o Windows, una vez más, lo podemos descargar desde la web oficial.

Internet Explorer 11
Si bien tiene los días contados, el navegador monopolístico de Microsoft merece su rinconcito en la comparativa, claro que sí. Así de paso podemos comprobar cómo se desenvuelve en estas lides y si su legendaria reputación de ser lento hasta decir basta está justificada. Como si no lo supiéramos, la mayoría… Bromas aparte, ha mejorado bastante, pero en mi opinión – y en la de los “benchmarks” – no llega a alcanzar a los mejores.

Obviedades aparte, en Chakra y Ubuntu no se puede instalar, ni falta que hace. Tal vez con Wine, jamás lo he intentado, pero si os sentís aventureros, que no se diga. En Windows, otra obviedad manifiesta, es el navegador predeterminado, aunque hace años una sentencia obligase a Microsoft a permitir alternativas de instalación con el famoso “Elegir un navegador” que adorna los escritorios de tantos usuarios.

Vamos, tras presentar a los contendientes, a ir entrando en materia pura y dura.

Bancos de pruebas utilizados

Peacekeeper. El probador de navegadores universal, como se define. De la empresa Futuremark.

Browsermark. El que suelo utilizar en las revisiones de las distribuciones, de la empresa Rightware.

Octane. Una prueba centrada en Javascript, desarrollada por Google. No temáis, que enseguida equilibro la balanza.

Kraken. ¿Veis? Esta prueba ha sido desarrollada por Mozilla, y también se centra en Javascript.

Además de los cuatro tests, he tenido en cuenta la memoria total ocupada por todos los procesos que lanza cada navegador, que no son pocos, salvo en el caso de Rekonq y Qupzilla, más comedidos a este respecto. La memoria se mide con el navegador recién abierto y mostrando la página de inicio por defecto.

Resultados en Chakra
Ni Rekonq ni Qupzilla fueron capaces de acabar el test Peacekeeper, hasta el punto de agotar la memoria del sistema y obligarme a un ALT+PetSys+REISUB que hacía tiempo que no probaba. Bastante igualdad.

Resultados en Ubuntu
Con idénticas premisas en cuanto a Rekonq y Qupzilla, lo más destacable es la merma en el rendimiento con respecto a Chakra, que si bien no es demasiado acusada, es prácticamente general, afectando a todos los tests. En pocas palabras, la navegación en Chakra resulta mejor con casi todas las aplicaciones.

Resultados en Windows
Llama la atención el pobre desempeño de Firefox, siendo mayores las diferencias de rendimiento con sus competidores en esta plataforma que en GNU/Linux. Maxthon decae bastante en la prueba creada por Google e Internet Explorer no está en absoluto a la altura de las circunstancias. Qupzilla obtiene un resultado lamentable, fruto de su pobre puntuación en el mismo banco de pruebas, aunque también está por debajo en el resto de tests.

Consumo de RAM
Aquí me confieso algo confuso. El resultado de sumar la RAM ocupada por todos los procesos iniciados por cada aplicación arroja unos resultados desalentadores en Chakra, donde todos ocupan más memoria que en Ubuntu y mucha más que en Windows. Probablemente se deba al hecho de que el sistema de Microsoft utiliza la precarga de servicios de un modo mucho más habitual que GNU/Linux, por lo que muchos de los recursos que precisan los navegadores deben encontrarse ya cargados y en procesos independientes. Es una suposición, no puedo ser taxativo porque desconozco la respuesta. Al fin y al cabo, la RAM está para usarse. En pocas palabras: Windows gana en esta faceta.

 

 

Resultado final
Trasladando todo lo anterior a los fríos números, con medias de por medio, valga la redundancia, nos quedan estos bonitos cuadros:

 

 

 

Y el marcador final de la comparativa:

Pruebas ganadas por cada navegador
De las doce pruebas realizadas, Google Chrome se alzó con el triunfo en casi la mitad de las mismas. Por contra, ni Rekonq ni Internet Explorer pudieron ganar ninguna.

Conclusiones
Ahí quedan los gráficos y cada cual es libre (qué bonita palabra) de extraer sus propias conclusiones. Yo os dejo las mías, que para eso me lo he currado:

Google Chrome es el ganador de esta comparativa, por los pelos. Opera está prácticamente a la misma altura, si bien es cierto que el navegador de Google se impuso en más pruebas.

Todos los navegadores rinden mejor en GNU/Linux que en Windows. El único que no se puede extrapolar del sistema de Microsoft al del pingüino, Internet Explorer, obtiene unos mediocres resultados en su propia plataforma.

– En el contencioso Ubuntu vs Chakra, la primera gana en cuanto a la RAM que ocupan los navegadores, siendo Chakra la vencedora en el rendimiento general de los mismos. Algo que también he observado que ocurre con los juegos que uso en Steam, si sirve de algo mencionarlo.

– Firefox sigue siendo una apuesta segura, aunque su rendimiento es inferior al obtenido por Chrome y Opera. Su desventaja es mayor en Windows, no siendo tan notable la diferencia en GNU/Linux.

– Maxthon no está mal, pero no veo ninguna razón para usarlo por delante de otras opciones que son claramente superiores.

– Rekonq y Qupzilla siguen muy por debajo. Más allá de su excelente integración con entornos Qt, no se me ocurre tampoco ningún motivo para recomendarlos.

– Internet Explorer 11… pues eso, que tiene los días contados. ¿Para qué hacer leña del árbol caído?

Espero no haberos aburrido en exceso con esta pléyade de datos, allende los cuales siempre se impondrán, o al menos, yo espero que así sea, las sensaciones y los gustos personales de cada uno a la hora de navegar. Este artículo se refiere en exclusiva al rendimiento, como comentaba al principio, por lo que no ha de tomarse como referencia absoluta ni dogma de fe.

Me reitero en mi posición: Firefox, desde el que os escribo, sigue siendo mi preferido: sus complementos, su filosofía, el renderizado de los textos, me parecen motivos más que suficientes para seguir utilizándolo. Y eso no hay banco de pruebas que lo pueda medir. Espero vuestros comentarios sobre las preferencias personales en cuanto a navegadores, así como vuestra opinión sobre los resultados de estas pruebas, que su tiempo me han llevado. Y aquí, con la pierna en alto y el gemelo dolorido, vamos cerrando, que el artículo ha quedado largo.

Salud


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •