•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cuarta entrega de nuestra serie de artículos dedicados a openSUSE 13.2, el sistema que estoy disfrutando durante esta época estival, aun cuando los familiares a los que hacía referencia en el primero de ellos ya se marcharon. Me voy a ocupar hoy de la instalación y puesta en marcha de una maravilla de aplicación, creada por Albert Vaca y de la que ya he escrito con anterioridad: KDE Connect. La uso en cada instalación de KDE de la que dispongo, e incluso en Ubuntu 14.04, aunque para ello tenga que instalar algunas dependencias del escritorio para el que fue creada.

Para quienes no la conozcan, una breve introducción a la función que realiza: KDE Connect es una aplicación que nos permite enlazar un móvil con Android y un escritorio GNU/Linux. Equivale, si bien presenta ciertas diferencias, a otros programas para Windows, como el cliente de escritorio de Airdroid o Pushbullet (éste también existe para GNU/Linux). En términos generales, KDE Connect nos da la posibilidad de interactuar con el móvil vinculado, pudiendo desde enviar archivos hasta hacer “mirroring” (palabreja que viene a significar “reflejo de notificaciones del móvil en el escritorio”). Sus funciones, al completo, son las que detallo a continuación:

  1. Compartir y recibir archivos. La frase es descriptiva por sí sola. Con un par de clics enviamos archivos desde Dolphin hasta el móvil y viceversa.
  2. Usar el móvil como “touchpad”. Podemos mover el puntero del ratón en el móvil y dicho movimiento (redundancias a mí), se trasladará a la pantalla del escritorio en el ordenador.
  3. Inhibir salvapantallas. Cuando el móvil está conectado al equipo, el protector de pantalla no se activa.
  4. Integración de telefonía. Nos notifica de cada llamada o mensaje SMS que recibamos.
  5. Monitor de la batería. Permite saber cuánta batería queda en el dispositivo y si éste se está cargando o no.
  6. Navegador de sistema de archivos remoto. Usando Dolphin podemos ver los archivos de la memoria del teléfono y las tarjetas externas.
  7. Pausar multimedia durante las llamadas. Si estamos escuchando música o viendo un vídeo en el equipo y recibimos una llamada, la reproducción se pausará.
  8. Ping. Permite enviar o recibir una señal sonora. Útil para comprobar la correcta conexión entre el ordenador y el móvil.
  9. Portapapeles. Crea un portapapeles bidireccional, de modo que aquello que copiemos en uno de los dispositivos se podrá pegar en el otro.
  10. Receptor de control multimedia. Para usar el móvil como mando a distancia de un reproductor multimedia del ordenador. Lo he probado con Clementine y VLC: en ambos funciona.
  11. Sincronizar notificaciones. La función de “mirroring” a la que antes hacía alusión. Notificaciones de todas las aplicaciones del teléfono a las que demos permiso para ello, recibidas en el ordenador.

Instalar KDE Connect en el móvil

Obviamente, para que todo lo anterior funcione es preciso tener corriendo dos aplicaciones: una en el ordenador y otra en el teléfono móvil. Comienzo por la instalación de esta última (para Android, recordemos), que se puede hacer de la forma habitual a través de Google Play, o desde otras tiendas, siendo la más recomendable la que apuesta por el software libre, que no es otra que F-Droid.

Instalar KDE Connect en openSUSE

Turno para nuestro sistema con Geeko. En mi caso, como usuario de KDE, la instalación apenas arroja dependencias extras. Podemos buscarlo en la colección de programas de openSUSE para instalarlo con la siempre útil función “1 Click Install”.

La web de software de openSUSE: ¡qué gran invento!
La web de software de openSUSE: ¡qué gran invento!

Como vemos, se encuentra en el repositorio KDE:Extra, al que probablemente la mayoría ya estaréis suscritos. Recomiendo dejar marcada la casilla de “mantener la suscripción” para beneficiarnos de las futuras actualizaciones que reciba el programa.

Dejamos la suscripción al repositorio activada

Revisamos el paquete a instalar y su descripción (en inglés):

Solo necesitamos instalar un paquete, ya que estamos en KDE
Solo necesitamos instalar un paquete, ya que estamos en KDE

Y a instalar se ha dicho.

Instalando KDE Connect en openSUSE
Instalando KDE Connect en openSUSE

Con el programa ya preparado, conviene hacer uso del plasmoide de KDE que trae, el cual es fácilmente instalable con la función de “Añadir elementos gráficos”, tras pulsar en la caja de herramientas (el símbolo a la derecha de la barra de tareas y/o en la esquina superior derecha del escritorio).

Plasmoide de KDE Connect
Plasmoide de KDE Connect

Vinculando ambos dispositivos

A continuación nos vamos a nuestro móvil e iniciamos la aplicación instalada con anterioridad. Veremos que ya reconoce un equipo potencialmente vinculable en nuestra red. A todo esto, nota importante: para que funcione KDE Connect, ambos equipos tienen que estar conectados forzosamente a la misma red. Es condición sine qua non. En la captura de pantalla que acompaño, vemos como detecta a openSUSE como nuevo dispositivo disponible. En mi caso particular, también aparecen mis otros sistemas, con Chakra y Ubuntu, como dispositivos recordados.

KDE Connect en mi Moto X
KDE Connect en mi Moto X

Tras escoger el nuevo sistema a vincular, esto es, openSUSE, aparecerá en KDE la correspondiente solicitud de enlace, que deberemos aceptar.

Solicitud de vinculación del móvil al ordenador
Solicitud de vinculación del móvil al ordenador

Esta forma de proceder también puede alterarse, de modo que es posible solicitar la vinculación a la inversa, desde el equipo al móvil. En tal caso, veríamos en nuestro teléfono lo siguiente:

Screenshot_2015-07-08-18-10-03
Aceptar o rechazar, gran dilema

Una vez ha tenido éxito el proceso, tenemos en “Preferencias del sistema”, módulo “KDE Connect”, algo parecido a esto:

snapshot86
KDE Connect con todas sus opciones disponibles

donde XT1052 es mi Moto X de 2013, ya conectado a KDE. En adelante, cualquier notificación recibida la podré ver también en el escritorio, con perfecta integración, tal que así:

snapshot87
Notificaciones nativas de KDE para la aplicación

Algunas pegas

Como casi todo en esta vida, KDE Connect no está exento de algunos problemas. Para empezar, el que me resulta quizás más molesto de todos, es el que hace que sea obligatorio sacar al teléfono de su “letargo” para que sea detectado. Me explico: la mayoría de móviles con Android habilitan una función de ahorro de energía, de tal manera que, cuando no se está empleando el teléfono, entra automáticamente en este estado. Pongamos que, como sucede a menudo, tenemos el teléfono en otra habitación y se nos ocurre encender el ordenador. Inicia openSUSE, entramos en KDE y… no se establece vinculación.

Ups, no parece haber vinculación
Ups, no parece haber vinculación

O, al menos, es lo que parece. Tan pronto como cojamos el teléfono y lo desbloqueemos, volverá a estar disponible. Sin ser un gran problema, es algo que no ocurre con aplicaciones de parecido corte, como el cliente de Airdroid para Windows o el de Pushbullet para Ubuntu.

Si vuestro equipo tiene el cortafuegos habilitado, será necesario dar permisos a los puertos comprendidos entre el 1714 y el 1764, tanto para protocolo TCP como UDP. Tenéis la explicación pertinente en este artículo de Eugenio M. Vigo en su blog /etc/cron.d.

Finalmente está la función más interesante de todas, pendiente de implementar todavía: responder llamadas y mensajes desde el ordenador. El software libre apenas da de comer y no suele ser el trabajo principal de casi nadie, por lo que hay que dejar tiempo a los desarrolladores para la tarea. Soluciones que cuentan con mayor respaldo, como Airdroid, tampoco permiten todavía contestar llamadas, pero sí mensajes cortos y de Whatsapp o Telegram, lo cual supone una importante ventaja. Aunque solamente puedes beneficiarte de ello si usas Windows…

AirDroid, con su aplicación de escritorio para Windows
AirDroid, con su aplicación de escritorio para Windows

Pero todo llegará, estoy seguro. Por el momento os dejo con este sencillo tutorial de instalación de una aplicación que se ha convertido en imprescindible para los flojos como yo, que no quieren llevar el móvil encima todo el día ni levantarse y andar diez metros para consultar qué pone ese último mensajito que acaba de llegar. En cien años, todos calvos… y obesos. Bromas aparte, su utilidad es incuestionable, con una excelente velocidad de transmisión de datos en ambas direcciones y funciones interesantes, como el portapapeles único o el móvil-ratón, que de veras que pueden dejar a más de un@ con la boca abierta. Doy fe.

Salud


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •