•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El hecho de que me encuentre cómodamente asentado en mi particular combinación Chakra+Ubuntu no quita que, como buen “distro hopper” por curiosidad, mantenga un ojo bien abierto en lo que respecta a distribuciones que andan en cabeza en cuanto a popularidad. La versión “rolling release” de openSUSE, anteriormente conocida como Factory y hoy día llamada Tumbleweed (que en castellano vendría a ser planta rodadora, como las de las películas del oeste) está de moda. Ya intenté su instalación hace un par de meses, pero no tuve éxito, probablemente debido a que no esperé el tiempo suficiente a que finalizase cierto proceso, algo que me ocurrió después con todas las distros probadas en mi disco duro externo. Como en cuestiones informáticas soy más cabezota que en otras lides, no paré hasta conseguirlo.

No haré la típica revisión al uso, que ya debéis andar cansados de leer, y yo lo estoy de escribir, siempre lo mismo. Vamos a ir centrándonos en aquello que openSUSE Tumbleweed tiene de especial, deteniéndonos en los pocos errores que me haya podido encontrar y tratando de explicar cómo solucionarlos. Creo que es más constructivo y más ameno, la verdad. Aunque, como en el resto de revisiones, haya realizado las pruebas pertinentes que nos permiten otorgar una puntuación final, bastante buena en este caso. La versión escogida, por aquello del novelerío, es KDE, que incorpora el nuevo Plasma 5.

Descargar openSUSE Tumbleweed
La versión “rolling” de la distro del camaleón se puede obtener en su correspondiente página de descarga. Aconsejo encarecidamente leer lo que se advierte, sobre todo en esta otra página con información sobre a quién puede ir dirigida esta versión. Y si no queréis navegar, porque cansa, os lo resumo aquí en el párrafo crucial:

Debido a que el kernel Linux se actualiza muy frecuentemente, los usuarios que dependen de controladores gráficos privativos no deberían utilizar el repositorio de Tumbleweed a menos que estén familiarizados con actualizar dichos controladores desde código fuente por su cuenta

Bastante claro, ¿no os parece? Algo así ocurre con Arch Linux, con la salvedad de que en dicha distribución existen paquetes que corren servicios de systemd que se encargan de volver a compilar, de modo automático, los controladores gráficos propietarios cada vez que se actualiza el kernel. Y se actualiza muchísimo, creédme.

Si no estáis entre los usuarios aludidos, o sí, pero os sentís aventureros, os dejo los enlaces de descarga directa que recomiendo, esto es, el DVD completo. Con él podréis escoger durante el proceso qué escritorio instalar. Para otras opciones, ver el enlace publicado al comienzo de esta sección.

http://download.opensuse.org/tumbleweed/iso/openSUSE-Tumbleweed-DVD-x86_64-Current.iso
button(1)

Instalar openSUSE Tumbleweed
En otras ocasiones he señalado ya que el instalador de openSUSE me parece el más completo que existe. Esto es un hecho y no cambia en la versión que nos ocupa hoy. No obstante, quisiera destacar algunos puntos donde es conveniente tener cuidado para evitarnos disgustos:

– La red viene sin configurar. En mi caso, que me conecto por wifi, se precisa cambiar algunos parámetros que están habilitados por defecto. Por ejemplo, asignar una IP dinámica, buscar la red inalámbrica y, una vez seleccionada, escoger qué tipo de cifrado de seguridad tiene e introducir la contraseña.

– El particionador suele ofrecer una configuración determinada que no siempre tiene por qué ser la más aconsejable para nosotros. Hay que fijarse bien en qué particiones pretende formatear. Obviamente, esto no será problema si estamos instalando openSUSE como único sistema, pero no suele ser el caso.

– Al finalizar el proceso de elección de particiones me apareció una ventana de error (“malformed format string -%”), con la opción de informar sobre el error a los desarrolladores. Afortunadamente, la instalación continuó sin problemas aparentes tras pulsar en “Siguiente”.

Usando openSUSE Tumbleweed
Tras esperar impacientemente a que el dichoso “os-prober” concluyese de examinar mis discos duros, obtuve por fin acceso al nuevo sistema. La configuración gráfica del Grub de openSUSE me encanta, siendo éste un aspecto que no se cuida en la mayoría de distros y que puede resaltar la tan estudiada primera impresión que se lleva el usuario. En este caso, denota profesionalidad y buen gusto, lo cual está muy bien. Veamos algunas características y problemas que me he encontrado en el uso del sistema:

instantánea1

– Nada más entrar por primera vez, llama la atención que la red parece estar desconfigurada. El “applet” de la barra de tareas se muestra vacío. Sin embargo, un intento de acceder a cualquier dirección web nos demostrará que no es cierto, pues tenemos conexión. La solución está en abrir Yast2, ir a “Ajustes de Red”, luego “Opciones globales”. Donde aparece “Servicio Wicked” (en español, “malvado o retorcido”, tiene narices la cosa), debemos escoger “Servicio NetworkManager”. Se nos ofrecerá la opción de descargar el paquete “iw”. Tras finalizar, al menos en mi caso, se muestra una ventana de error que, una vez más, se equivoca, pues la red funciona y el applet de la barra de tareas también.

instantánea2

 

instantánea3

 

instantánea5

– La primera actualización del sistema nos va a traer nada menos que 454 paquetes, incluyendo todo lo relativo a Plasma 5. Este fue mi caso al utilizar la iso que había descargado hace cosa de un mes. Es posible que las nuevas imágenes ya contengan el escritorio actualizado y, por tanto, la descarga sea menor. Aunque podemos actualizar desde la misma barra de tareas, prefiero hacerlo “a pelo”, abriendo Konsole y escribiendo los comandos de rigor:

sudo zypper refresh

sudo zypper up

instantánea6

Tras el reinicio observo los mismos pequeños problemas que ya me encontré mientras probaba la versión de Chakra Testing con Plasma5:

-Ciertos artefactos gráficos, que hacen que en ocasiones las ventanas parezcan no minimizarse, sino quedarse congeladas.

– Partes del escritorio están en inglés pese a que el idioma seleccionado y descargado es el español. Ni siquiera el típico cambio en “System Settings” –> “Local” –> “Español como idioma preferido” pudo cambiar por completo esto.

– Adiós al “branding” distintivo de openSUSE, como ocurriera con el de Chakra. Todos los Plasma5 parecen el mismo sistema.

– Inconsistencias en el tema de iconos. La carpeta Documentos, por ejemplo, no respeta el nuevo diseño y se muestra como en los antiguos iconos Oxygen.

– Problemas con la bandeja del sistema. Algunas aplicaciones no se minimizan a la bandeja, por no ser compatibles con la nueva implementación. Es el caso de hplip y alguna más.

instantánea7

 

instantánea8

 

instantánea15

 

instantánea18

En definitiva, se trata de una variedad de errores que, sin duda, son fruto del estado de inmadurez en que se encuentra la nueva versión del espacio de trabajo de KDE. Tiempo al tiempo, supongo.

– El renderizado de fuentes no me gusta en absoluto. La solución pasó por buscar en el repositorio on-line de paquetes de openSUSE una tabla de salvación ya conocida y utilizada en otras distribuciones: infinality. Sin embargo, tras instalarlo y proceder al preceptivo cierre e inicio de sesión, no aprecio ningún cambio en la tipografía. Y es que no se habían instalado el resto de paquetes necesarios: libcairo2 y el fontconfig del repositorio que contiene infinality. Tras hacer lo propio, el renderizado mejoró bastante.

instantánea9

– El cliente de Samba para interactuar con mi portátil con Windows no está activado por defecto. O, más bien, el cortafuegos no le permite actuar. Se puede resolver fácilmente entrando en yast2 –> Cortafuegos –> Autorizar. Ahí damos permiso al cliente Samba y adiós al problema.

instantánea14

 

instantánea17

– El “cacao” de repositorios. Aquí soy yo el único culpable, dado el desconocimiento y la falta de costumbre en el manejo de los repositorios “opensuseros”. La secuencia es bien sencilla: uno intenta reproducir un archivo de vídeo para el que no están los codecs instalados por defecto (un .dv en mi caso). Kaffeine ofrece instalarlos, los busca en los repos oficiales y, obviamente, no los encuentra. Entonces uno recuerda que hay que añadir los de la comunidad.

instantánea19

Sin embargo, resulta que en yast2 –> Repositorios –> Añadir –> Repositorios de la comunidad no nos aparecen más que un par de opciones. ¡Y ninguna es Packman, el repositorio de referencia para estas cuestiones! ¿Y ahora qué?

instantánea20

Pues me voy a los que realmente saben de openSUSE, y en este artículo de victorhckinthefreeworld el autor, amablemente, nos proporciona su configuración de repositorios:

“Migrando a openSUSE Tumbleweed”, por victorhck.

Copiando su configuración y añadiendo más prioridad al repositorio de Packman (98, a menor valor, más prioridad), por fin conseguí reproducir todos los archivos multimedia, y eliminé algunos repositorios conflictivos que se habían añadido al instalar algún programa con el método “1-click install”, que no siempre funciona bien con Tumbleweed.

instantánea23

 

instantánea26

Conclusiones
Yo soy el típico usuario para el que no está indicada esta versión de openSUSE. Poseedor de una APU AMD, jugador habitual de títulos como Dead Island o Football Manager en GNU/Linux, necesito los controladores propietarios y sería un engorro tener que actualizarlos a cada momento. Por lo tanto, no es una opción para mí.

En el resto de aspectos, me parece una idea acertada mantener esta versión, justamente lo que le faltaba a openSUSE para atraer a cierto tipo de linuxero que prefiere versiones actualizadas de los programas. Y la han implementado con acierto, pues casi todos los problemas con los que me he topado tienen que ver con la inmadurez de Plasma5, algo de lo que no se puede responsabilizar a los desarrolladores de la distribución.

instantánea13


Luego está el tema de los repositorios, pero esta inconveniencia hay que apuntarla en mi debe: openSUSE maneja las dependencias de un modo algo distinto a otras distros, ofreciendo al usuario opciones de resolución a las que acudir cuando se plantea un conflicto, y esta es una forma de actuar a la que cuesta un poco acostumbrarse. Pero, como digo, hay dos buenos maestros en la comunidad para preguntar e informarse, y ambos (la referencia es obligada, al blog de Víctor hay que añadir el de Tannhausser, como siempre que escribo sobre openSUSE) usan esta versión de la distribución.

En la realización de las pruebas de rendimiento solo encontré un par de problemas al correr una parte de la suite de Phoronix, pero al menos uno de ellos podría deberse a una caída del servidor que nada tiene que ver con openSUSE. Los gráficos, con el controlador libre, presentan un desempeño mucho mejor del esperado, y de ello me congratulo, pese a que siga siendo insuficiente para jugar a títulos más exigentes.

instantánea27

Por lo demás, excelente reconocimiento de hardware, opciones por todas partes y ese estupendo centro de control llamado Yast2 son las poderosas armas con las que cuenta Geeko para convencerte de que te unas a la legión de seguidores de openSUSE. Si le añadimos el hecho de ser “rolling release”, tenemos caballo ganador. Un placer, como siempre, compartir mi experiencia.

Salud

OPENSUSE TUMBLEWEED LSDH
INSTALACIÓN 10
ARRANQUE Y APAGADO 6.25
SOFTWARE 10
HARDWARE 8.75
CONECTIVIDAD 7.50
OUT OF THE BOX 8.75
ESTABILIDAD 10
FLUIDEZ 10
GESTIÓN DE ENERGÍA 3.33
PYBENCH 3.301
APACHE N/D
ENCODE-FLAC 13.17
UNPACK-LINUX N/D
UNIGINE VALLEY 463
BROWSERMARK FIREFOX 3.115
BROWSERMARK CHROME 3.849
TRANSF. PENDRIVE 5.42
TRANSF. DISCO DURO USB 0.57
TRANSF. TARJETA SD 6.02
CORRECCIÓN POR RENDIMIENTO -0.28
CORRECCIÓN POR ERRORES -0.25
CALIFICACIÓN 8.24

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •