•  
  •  
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dicen por ahí que Plasma 5 ya es lo suficientemente estable para ser usado como sistema de escritorio principal. Es una afirmación que he leído en varios frentes y a varias personas, siendo el administrador de Muy Linux una de ellas. Uno, que es perro viejo, recuerda experiencias frustrantes con escritorios recién implementados: las primeras versiones de Unity en 2011, por ejemplo, que eran lamentables en casi todos los sentidos, o los primitivos KDE 4, de evidente relación con el tema que tratamos hoy. Puesto que el equipo de Chakra sigue trabajando en el limado de asperezas y puesta a punto de la nueva “iso” Fermi, a la espera de la “Release Candidate 3” me he decidido a comprobar por mí mismo el estado de madurez de Plasma 5. Lo hago, además de por la razón habitual, que no es otra que la curiosidad, por tener algo con que comparar a la mencionada Chakra Fermi, pudiendo así detectar errores de serie de KDE (los llamados “upstream”) y diferenciarlos de los fallos propios de la distribución.

Puestos a realizar la revisión, pensé en la reciente Kubuntu Wily Werewolf, con Plasma 5.4, como la primera candidata. Ahora mismo estoy trabajando desde mi Ubuntu 14.04.3, con total comodidad y ningún sobresalto, con lo que pongo el parche antes de que salga el grano: las pruebas serán en máquina virtual, que para hacerse una idea de lo que funciona y lo que no, me parece más que suficiente. Comencemos, pues, con el repaso.

Kubuntu 15.10 Wily Werewolf: poco que revisar

Mi último contacto con Plasma fue con motivo del artículo en el cual recomendaba un modo de probarlo en Chakra, repositorio “testing” mediante. Al iniciar a la sesión en vivo en Kubuntu 15.10 no aprecio grandes cambios, si acaso la desaparición de ciertos parpadeos, muy molestos, que solía notar, y un inquietante lapso de tiempo, digamos treinta segundos, entre el inicio de sesión y el momento en que se termina de mostrar la barra de tareas. En ella echo a faltar un icono de estado de la red, ya sea cableada o inalámbrica. El caso es que un hueco en la barra de tareas me hace sospechar que debiera estar ahí y ocurre algún error que hace que no se muestre correctamente.

Plasma 5-1_copy
Sí, hay una actualización, pero ¿y el icono de red?

Otro error lo encontré en el apartado de notificaciones, donde una barra de progreso que rebota y rebota hasta el infinito impide que aparezca nada más.

Plasma 5-2_copy
Las notificaciones se quedan en una barra que rebota en un bucle infinito

Por último, decidí seguir el consejo del sistema e instalar los controladores propietarios, que en este caso son las “Virtualbox Guest Additions”, para poder correr Kubuntu Wily a pantalla completa. Craso y determinante error.

Tras reiniciar, la barra de tareas ha desaparecido y no puedo hacer gran cosa en el escritorio. Únicamente se me permite hacer clic en la caja de herramientas de la esquina superior izquierda, pero poco más. Al poco rato, la máquina virtual se cierra, con el estado de “abortada” y un error en Virtualbox. Al tratar de volver a iniciar la máquina, consigo entrar, pero como se puede ver en la imágen que acompaña este párrafo, hay pocas opciones disponibles.

Plasma 5-3_copy
Ya no hay barra de tareas… el Wily Werewolf y sus errores groseros

Decido que este Kubuntu no LTS es bastante inestable para usar en Virtualbox, así que me tendré que buscar otra distribución de pruebas. Fin de la revisión… ¡sí que ha sido rápida! ¿Qué distribución escoger para ver los avances de Plasma 5? Pensando un poco la cuestión, hay otra distro que tiene a KDE como su razón de ser, además de Chakra y a ella me remito. Kubuntu, además de los errores sufridos, da todo el tiempo una impresión de inestabilidad, una sensación de que algo le falta. Igual somos yo y mis manías, pero del mismo modo que hay distribuciones donde se disfruta trabajando o navegando por la red, en esta Kubuntu Wily estaba deseando salir pitando del sistema para no volver.

KaOS: esto es otra cosa

¡Cómo se nota la dedicación que le pone Anke Boersma a su obra! Desde las primeras pantallas de la sesión en vivo, pasando por el instalador Calamares – sencillo, pero con muchas explicaciones para usuarios noveles – el Plasma 5 de KaOS no tiene nada que ver con lo que conocía hasta ahora. Me gusta el tema claro, noto una leve mejoría en el renderizado de fuentes y una mayor fluidez de la que pude constatar en Kubuntu.

Plasma 5-5_copy
Preciosa pantalla de entrada a KaOS, con un magnífico aspecto profesional

El icono de conexiones de red está presente y todo encaja con perfecta armonía en la barra de tareas. Algo así es lo que espero ver, con sus diferencias de estilo, claro está, cuando esté lista Chakra Fermi.

Plasma 5-4_copy
La belleza de esta distro es indiscutible: Plasma 5 reluce más en KaOS

Octopi nos recibe con más de 200 actualizaciones, algo lógico teniendo en cuenta el carácter de “extreme rolling release” de KaOS. Las notificaciones también funcionan correctamente aquí.

Plasma 5-6_copy
Descargando actualizaciones y probando el funcionamiento de las notificaciones

Con solo unos minutos de uso, me doy cuenta de que este Plasma 5 de KaOS es una historia absolutamente distinta. Mucho más refinado. Manifiestamente mejor que el de Kubuntu, de aquí a Lima. Me faltaba la prueba de fuego: instalar las “Virtualbox Guest Additions” y tratar de correr la distribución en pantalla completa. Sin embargo, antes de siquiera poder hacerlo me encontré con un “crash” de algunos elementos de Plasma 5 y la imposibilidad de reiniciar o apagar desde el escritorio. Tocó hacer un “hard reset” de la máquina virtual… ¡ay, Plasma 5!

Plasma 5-7_copy
La mariquita de KDE ataca de nuevo… como en los peores tiempos de KDE 4

Para colmo de males, cuando instalé las “Guest Additions” no se produjo ninguna diferencia. Es decir, no hubo catástrofe como en Kubuntu y el escritorio seguía siendo usable, pero no conseguí que funcionase a pantalla completa, pese a seguir instrucciones del foro de KaOS. Y en uno de los reinicios, todavía peor: desapareció también el icono de red de la barra de tareas.

Plasma 5-8_copy
Esto del icono de red va a ser cosa del “upstream”, después de todo

Más allá de este contratiempo, cuyo origen parece estar en el “upstream” de KDE, ¿por qué el renderizado de fuentes es tan horrendo por defecto? En mi equipo, al menos, las tipografías se ven poco definidas en Plasma 5, como difusas, tanto en Kubuntu como en KaOS, con cierta ventaja para la segunda. De todas formas, toqueteando en el módulo de configuración “Preferencias del sistema”, en el apartado “Tipo de letra”, escogiendo el renderizado “RGB”, con “hinting” suave logré una considerable mejoría. Los paquetes de Infinality no están disponibles para KaOS, al menos no en los repositorios o en KCP, de modo que me quedé con las ganas de probarlos.

Por lo demás, echo en falta algunas cosas, como el plasmoide meteorológico de “Yet Another Weather Plasmoid”, cuya ausencia espero que sea subsanada con el tiempo. Por ahora, disponemos de un par de alternativas, con pronósticos y condición suministrados por el Instituto Noruego de Meteorología y por Yahoo. No están nada mal, pero no llegan a la altura de “Yawp”, al menos en mi opinión.

Plasma 5-9_copy
Exhaustiva información meteorológica con el “plugin” para Plasma 5

¿Es usable Plasma 5?

Me queda mucho que investigar y que batallar, me temo, con Plasma 5. Les doy a los desarrolladores de Chakra el beneficio de la duda, pero me parece a mí que no va a ser sencillo alcanzar los niveles de calidad de las últimas “isos” con este entorno de escritorio. Aun así, supongo que podría acostumbrarme a usarlo, por más que la estética “flat” que se impone hoy día no sea del todo de mi agrado… Aunque, a decir verdad, en KaOS queda bastante bien, con una integración muy adecuada entre tema de escritorio e iconos. Por poner un ejemplo en negativo, encuentro bastante feo el aspecto de Windows 10. Me imagino que estoy anticuado en mis gustos, cual abuelo Cebolleta. ¿Véis lo que digo? Con solo usar una expresión como esta última estoy reafirmándome en mis argumentos… Por si acaso, espero poder seguir contado con mis iconos trasnochados de siempre – KFaenza – en CCR.

Plasma 5-10_copy
Los servicios de Dolphin siguen estando disponibles, aunque había leído que no era así

El sistema, al menos en KaOS, parece bastante usable, pero con pequeños errores que no llegan a ser ni molestos. De modo que debo estar de acuerdo con la opinión del señor Pomeyrol en Muy Linux: Plasma 5 va a mejor y es una opción más a considerar, pues los fallos que presenta en este momento no arruinan la experiencia de usuario. Es de esperar que se limen esos pocos bordes ásperos y se consiga un entorno similar en calidad al de las últimas versiones de KDE 4, que todavía pueden disfrutarse en Debian, Linux Mint o Kubuntu 14.04. De igual modo, también he de coincidir con Martin Gräßlin, quien en un artículo en su blog, señalaba la importancia del eslabón más débil de la cadena. Resumiendo sus argumentos: dejen de protestar y quejarse por la calidad de Plasma 5. Tiene errores, pero no todos son responsabilidad de sus desarrolladores, siendo algunos consecuencia de un mal empaquetado o compilación, algo achacable a cada distribución GNU/Linux. Lo vemos hoy aquí, con un Kubuntu vs KaOS.

Y eso es todo desde Virtualbox. Ya veremos si, llegado el momento de probar Plasma 5 en hardware real y no virtual, todo va tan bien. Controladores Catalyst, Steam, la impresora… mis típicos problemas en GNU/Linux, para abreviar. Pero esa historia es para otro día, cuando Chakra Fermi haya hecho su aparición. Hasta entonces, amantes de Plasma 5, no les aconsejo Kubuntu y sí KaOS.

Salud


  •  
  •  
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •