Dos horas con Laura

No es su nombre real. Porque, aunque apenas cuente con 2 días de vida, ella tiene derecho a la salvaguarda de su intimidad y yo el deber inexcusable de garantizarla. 2 días, no más de 48 horas desde que llegara a este mundo, y su diminuto corazón decidió que no iba a continuar latiendo. Ninguno podemos imaginar la congoja, la sensación indescriptible que debieron sentir sus padres cuando, en mitad de una toma, la niña dejó de respirar.

Leer másDos horas con Laura